por que el pollo se pone duro

Las compañías avícolas se vieron sorprendidas por el síndrome del hueso negro muy con frecuencia, cuyo síntoma primordial y apreciable a fácil vista es el cambio de color de la carne adyacente al hueso, dándole un aspecto desapacible en el producto y ocasionando repulsión en los usuarios. El inconveniente del síndrome del hueso negro no es nuevo, ya que ahora fué informado por múltiples estudiosos ya hace bastante.

Ahora en 2002 varios autores citaban que “la decoloración de la carne cruda o cocida puede pasar por la rotura celular y la migración de la sangre ocasionada por la lenta agilidad de enfriamiento”. El tono de la carne cocida adyacente al fémur es perjudicada por la combinación de temperatura de enfriamiento y otros causantes. En 2004, múltiples estudiosos atribuyen a la medula la compromiso por el enrojecimiento de la carne y ofrecen que “el oscurecimiento del hueso está relacionado a la congelación de los cortes antes de la cocción”.

De qué forma preservar el pollo

Es esencial prestar atención a la fecha de caducidad que figura en la etiqueta y cocinarlo antes que venza. Si bien esta fecha es una asistencia, la temperatura puede lograr que se desarrolle una bacteria de manera rápida y también impredecible, lo que hace preciso estudiar los signos indudables de que el pollo está en estado deplorable.

Además de esto, debe preservarse en perfectas condiciones. Si el pollo está entero, debe cortarse en trozos pequeños y remover el relleno antes de refrigerarlo o congelarlo.

¿De qué forma eludir que la pechuga quede dura?

Para hallar que el pecho no se endurezca, más que nada en el momento de cocinarlo, lo destacado es hacerte con un cazo o tupper y añadir leche (puede ser entera o desnatada).

Hecho esto, añade el pechuga. Puedes salpimentar al gusto (o sea, añadir sal y pimienta), para aportarle un mejor gusto a la carne.

De qué forma comprender si el pollo está bien cocido

La mejor forma de entender si el pollo está cocido no es calcular el tiempo de cocción sino más bien medir la temperatura interna. A fin de que esté cocido y tierno, el pollo debe lograr una temperatura interna de 75 °C (165 °F) si son lolas, y de 80 °C (175 °F) si son muslos.

Para revisarlo, poner el pollo en un plato y medir la temperatura con un termómetro para carnes.

Almacenar el pollo seco

Las pechugas de pollo sin piel y sin hueso están en muchas tablas. Son cómodas, simples de cocinar y tienen la posibilidad de prepararse en escaso tiempo. Pero últimamente, hubo ciertos inconvenientes con las pechugas de pollo que tienen una textura gomosa. Me pasó y es desepcionante.

Entre las primordiales causas de que el pollo esté gomoso es la sobrecocción de la carne. El pollo debe cocinarse velozmente a fuego parcialmente prominente. Como la mayor parte de los senos deshuesados ​​y sin piel no tienen exactamente el mismo espesor, no es moco de pavo cocinarlos uniformemente.

Deja un comentario