para.que.el.pollo.no.se.quede.seco.al horno

Este pollo sentado sin duda, es una receta de aquellas que le quitan a un inconveniente. Es muy simple de elaborar, conque para los que tienen poca experiencia cocinando, ¡es especial! Recientemente que mi madre estuvo visitándome, me logró hablar de que estoy utilizando en este momento bastante en el horno, en contraste a que en el momento en que vivía en Bogotá. Allí es que jamás utilizábamos el horno para solamente que para almacenar las sartenes. ¡De lo que me se encontraba perdiendo, pues el horno es tan práctico! Aquí no se frecuenta freír tanto, muchas recetas van al horno oa la parrilla.

Esta receta se conoce con el nombre de “beer perro chicken”. A fácil vista se ve muy afín al pollo asado, tan habitual en Colombia pero el gusto es diferente debido eminentemente a la manera en que se abona ahora la forma de cocinarse. El pollo va al horno, sentado sobre una lata de cerveza o un utensilio metálico desarrollado particularmente para este género de cocción. Se compone de 2 partes, el envase donde va un líquido (vino, cerveza), asimismo yerbas, condimentas y otros elementos y una pequeña bandeja donde cae la grasa y el líquido que va soltando el pollo conforme avanza la cocción.

De qué forma cocinar el pollo sin que se seque

De las mejores experiencias para cualquier paladar, es evaluar un trozo de carne de pollo jugoso que prácticamente se deshaga en la boca. No obstante, en el momento en que está mal listo, lo habitual es que el pollo quede seco y que no apetezca llevarlo en la boca. Antes que tires la toalla y dejes de cocinar pollo en el hogar a fin de que no logres que te quede como verdaderamente disfrutas, pone en práctica estos trucos de cocina que te asistirán a elaborar un pollo completamente jugoso sin que quede seco y deseable en el paladar.

Si eres el anfitrión de una comida o cena en el hogar y no deseas que tu receta de pollo finalice absolutamente seca, escoge cocinar los muslos del pollo en lugar de los senos. Con los muslos es mucho más bien difícil fallar en el momento de cocinar, en tanto que esta una parte del pollo tiene mucho más grasa que el pecho y, por consiguiente, siempre y en todo momento va a quedar mucho más húmeda y tierna. Estos son los pasos para cocinar el pollo adecuadamente:

¿Cuáles son los tiempos de cocción del pollo?

Entre los pasos mucho más esenciales que influirán en el resultado, es el punto de cocción. Para cocinarlo apropiadamente, poner el pollo campesino sobre una reja con la bandeja debajo, a fin de que de esta manera los excesos de grasa escurran.

La temperatura que deja cocinar uniformemente el pollo, parcialmente veloz y con un atrayente torrado de la piel, es la de 175º C. Emplear una temperatura mucho más alta hace que la carne se contraiga y expulse todo el jugo. No obstante, a temperatura media se sostendrá toda la humedad en el pollo. Asimismo hay que tomar en consideración que cuanto mayor sea la parte a hornear, menor ha de ser la temperatura del horno, logrando conque se realice el interior y el exterior no se queme. Si tiene un termómetro de carne, el interior ha de ser de 74 grados.

¿El pollo está pálido? Ningún inconveniente, vamos a dorarlo

Sácalo y déjalo templar hasta el momento en que el horno llegue a su temperatura máxima. En nuestro caso llega a unos humildes 250ºC pero si tienes la fortuna de tener un horno profesional no lo vaciles… ¡máxima capacidad! Antes de introducirlo mezcla bien el líquido de la bandeja de horno y pinta el pollo. Todo listo, en este momento sí, hornear al límite hasta el momento en que se dore, unos diez o 15 minutos.

Sácalo del horno, en este momento va a tener un óptimo aspecto. Dejar descansar unos minutos, trincharlo ahora comer. Te sorprenderá la proporción de jugos que ha preservado dentro suyo, hasta el pecho que frecuenta quedar mucho más seco que la mojama te encantará por su suavidad.

Pollo a la plancha tierna

Una alternativa es cocinar medio minuto cada lado si andas empleando una plancha o sartén con poquísimo aceite. Cada lado 30 segundos, después baja el fuego al mínimo y déjalo descansar unos diez minutos, mejor si tapas la sartén o plancha y no lo tocas a lo largo de ese tiempo.

Al realizar esto logramos que se sellen por fuera al comienzo y después al bajar el fuego y dejarlos tapados diez minutos se cuecen con sus jugos y vapores, dando ese toque jugoso que procuramos en nuestros platos con pollo.

Deja un comentario