me come la polla hasta correrme la joven

Lo asombroso que se transporta esta puta latina en el momento en que ve duchándose a su hermano es tal que hay que tocar el coño de manera inmediata para correrse. El hermano la ve y en el momento en que se genera el encontronazo el zorro escoge follárselo. Le come la poronga y se tumba con las piernas bien abiertas y las teteces en el aire a fin de que las vea. Como es lógico, el hermano es imposible soportar y comienza a clavársela sin importarle que sea su hermana, follándola tan fuerte que la puta gime de exitación. Y la mejor forma de terminar el pulso es ponerla a 4 patas para coger el gran trasero que tiene la guarra.

Aquí le ofrecemos ciertos ejercicios mentales 

  • Aprende a respirar. La respiración es la herramienta que emplea la meditación para centrarse en «aquí y en este momento», eliminar la cabeza y al final conectarla con el resto del cuerpo. Semeja difícil, pero, como en todo, es cuestión de práctica. La cabeza puede entrenarse para eludir los pensamientos negativos y la ansiedad. Al tener relaciones íntimas, enfócate en tu respiración, apreciarás que de a poco esta se va a ir acelerando conforme incrementa la excitación; en el momento en que sientas que andas cerca del clímax, toma aire y regresa a respirar retardado. Hazlo las ocasiones que sea preciso hasta el momento en que decidas eyacular. Por muy excitado que estés, trata de gozar cada instante del acercamiento. ¿Cuál es la prisa? Solo concéntrate en lo que sientes.
  • Trabaja tu cuerpo. Disciplinas como el yoga son útiles no solo para relajarse, sino más bien para estudiar a supervisar los músculos, fortalecerlos y hacerlos mucho más flexibles. Imagínate qué puedes llevar a cabo al utilizar esto en las relaciones íntimas.
  • Conoce lo que pasa en tu cuerpo a lo largo del sexo. Los sexólogos identifican 4 fases en el período de contestación sexual: excitación, meseta, orgasmo y resolución. En el momento en que recibes un estímulo que active la excitación, las respuestas del cuerpo son físicas, esencialmente sucede la erección. Pero es en la etapa de meseta donde varios pierden. Si no aprendiste a controlar esta etapa, probablemente no lograras eludir venir veloz, esto es, eyacularás sin control. Es a lo largo de la meseta donde se acentúa la excitación con la estimulación física y la penetración. Tú puedes estudiar a supervisar su duración con pequeños trucos como efectuar pausas breves en el movimiento para tranquilizarte o respirar mucho más de forma lenta, mudar de posición o bajar la agilidad de bombeo.
  • Hay técnicas y ejercicios que pueden ayudarte a admitir estas fases y reaprender a tener sexo de manera consciente mucho más que automática. Entre las mucho más usadas por los sexólogos es la autoestimulación. Puedes comenzar a estimularte en un lugar privado, relajado y sin prisa. En el momento en que sientas que eyacularás, detente. Reitera esto unas tres o 4 ocasiones hasta el momento en que logres comprender las experiencias de tu cuerpo y supervisar el instante en que llegas al orgasmo. Ejerce exactamente el mismo ejercicio tres ocasiones a la semana. En el momento en que sientas que controlas esta etapa, hazlo en pareja. Que ella sea quien te estimule y tú dile cuándo detenerse. Si bien esto lo puedes entrenar por tu cuenta, frecuentemente se necesita el soporte de un fármaco, en especial en el momento en que hay un inconveniente de eyaculación precoz. De ahí que hay que tener la asesoría de un médico.
  • Ejercita los músculos de la región pélvica (pubocoxiges). Seguramente has oído charlar de los conocidos ejercicios de Kegel. Son expepcionales para hacer mas fuerte el piso pélvico y el periné (músculos encargados de contener la eyaculación). Asimismo te asisten a controlar la contracción y relajación facultativa, a fin de que aprendas a parar el reflejo de la eyaculación en el momento en que desees. Son muy simples de efectuar, pero necesitan perseverancia y concentración.
  • No te obsesiones con el orgasmo. Está probado que la ansiedad y el temor a fallar causan precisamente lo que no tenemos ganas: venir veloz. Trabaja en tu autoconfianza, de prioridad con un terapeuta. ¡En el momento del sexo, deja de meditar! Solo déjate llevar por las experiencias y olvídate de tus intranquilidades. El sexo es para gozarlo, no del revés. Si te preocupa bastante tu ejercicio, cede la batuta a tu pareja. Deja que ella te guíe y tú, déjate estimar.
  • Escucha lo que desean. Como en la película, a todos nos agradaría leer su cabeza para llevar a cabo precisamente lo que ellas desean. No hacen falta talentos de adivino. Solo pone atención: escucha su respiración, fíjate en lo que te solicita con sus movimientos, mira las señales que te manda el cuerpo. Ten en cuenta que no en todos los casos llegan al orgasmo a través del coito. La parte mucho más sensible es el clítoris. Ya que escucha su clítoris.
  • Deja fuera el agobio. En ocasiones cometemos el fallo de usar el sexo como ansiolítico. Descargamos en cama todo cuanto llevamos encima: inconvenientes de trabajo, enojos, tristezas e inclusive depresión. El sexo es terapéutico, pero no una píldora para reposar mejor. Si solo nos preocupamos por eyacular, lo más esencial se pierde: la conexión, el exitación de las caricias y la excitación que va subiendo hasta llevarnos al clímax.
  • Crea un ámbito agradable. Suprime de tu alrededor todo cuanto te distraiga, desde el celular hasta la ropa sucia del suelo. La recámara es el ámbito del amor, es esencial que se sientan cómodos. Bajen la iluminación, apaguen la tele, pongan música que les asista a llevar el ritmo (impide el tema de El Llanero Solitario), sábanas cómodas y dedícale por unos minutos tu atención al exitación.
  • Protege tu salud. Haz ejercicio, come sanamente, baja de peso. Estar en buena forma física, aparte de subir la autovaloración, sostiene la sangre oxigenada, buena circulación, aire en los pulmones y músculos fuertes para soportar toda la noche.

Aguardamos que estos consejos te asistan a distinguir entre venir veloz y padecer eyaculación precoz. Frente a la duda, solicitud a los especialistas en salud sexual masculina y recuerda que puedes llenar el test en línea y gratis sobre eyaculación precoz que tienes libre aquí debajo.

Monta su enorme poronga

Pero el abuelo es un abusador, por el hecho de que explota la situación para tocar las partes íntimas de la nieta. Pero ella es inocente, se pone muy ardiente al poco tiempo. Este se quita la poronga para dejar que la nieta se la chupe tal y como si fuera una gominola.

Deja un comentario