cuánto grados el horno para las alitas de pollo

Soy Javi Recetas y te doy la bienvenida a mi cocina. Me encanta la informática, la fotografía y la cocina y desde 2008 publico mis recetas en este blog…. Recibe un e-mail semanal con las novedosas recetas de chupa. Este lugar emplea Akismet para achicar el contenido publicitario.

Yo lo coloco con la función ventilador que acostumbra calentar un tanto mucho más, si no tienes esta opción alternativa pone calor arriba y abajo a 225 grados. Esta receta está en las mil opciones que tienen las alas en el momento de cocinarse. A mitad del horneado les garantizamos la vuelta con un tenedor y volvemos a barnizar con la salsa que tenemos reservada, de este modo van a quedar doradas por los 2 lados. Es hora de llevar a cabo la mezcla con la que las untaremos. Juntamos en un bote de vidrio la salsa soja, la miel y el jugo de los limones.

Asimismo te puede agradar

Soy Javi Recetas y te doy la bienvenida a mi cocina. Me encanta la informática, la fotografía y la cocina y desde 2008 publico mis recetas en este blog…. Recibe un correo semanal con las novedosas recetas de chupa. Este ubicación usa Akismet para achicar el contenido publicitario.

Yo lo coloco con la función ventilador que frecuenta calentar un tanto mucho más, si no tienes esta opción alternativa pone calor arriba y abajo a 225 grados. Esta receta está en las mil opciones que tienen las alas en el momento de cocinarse. A mitad del horneado les garantizamos la vuelta con un tenedor y volvemos a barnizar con la salsa que tenemos reservada, de este modo van a quedar doradas por los 2 lados. Es hora de realizar la mezcla con la que las untaremos. Juntamos en un bote de vidrio la salsa soja, la miel y el jugo de los limones.

Consejos para unas aletas de relámpago

  • Este plato tiene bastante menos grasa que las aletas de pollo fritas pero no se confíe. La piel de las aletas todavia tiene grasa.
  • Exactamente el mismo trámite nos sirve para otras unas partes del pollo (muslos, senos…). Si bien en dependencia del tamaño precisarán mucho más tiempo en el horno para hacerse.
  • Si las aletas tienen restos de plumas lo mucho más eficiente es emplear un soplete o encendedor para quemarlos y de esta forma arrancarlos con sencillez.

Preparación del pollo. Macerat

  1. En el momento en que compras aletas lo habitual es que te las den enteras, o sea: alita, punta y muslo.
  2. En el hogar nos agradan las puntas, pero si no te agradan solo deben cortarlas y dividirlas del resto, con la mano dislocas el hueso y con un cuchillo lo apartas, se tarda menos de 5 segundos.
  3. Las ubicamos libres de pelos en una fuente y salpimentamos. Pelamos un diente de ajo (o 2 si le agrada su gusto) y lo cortamos pequeñísimo. Si tiene un aplasta-ajos bastante superior, de este modo se juntará la pasta bastante superior con el resto de elementos.
  4. Agregamos el orégano molido, una ramita de tomillo y otra de romero. Si le agrada el toque picante sería el instante de añadir la cayena o la guindilla a las aletas.
  5. Juntamos todos y cada uno de los sabores con una cuchara o con exactamente las mismas manos y dejamos que macere a lo largo de media hora mínimo.
  1. Precalentamos el horno a 220º C, con calor arriba y abajo y aire.
  2. El adorno que hicimos en las aletas ahora sería bastante para ir al horno y estarían excelentes. Pero con la salsa que prepararemos en este momento les vamos a dar considerablemente más gusto.
  3. Es hora de elaborar la mezcla con la que las untaremos. Juntamos en un bote de vidrio la salsa soja, la miel y el jugo de los limones.
  4. Cerramos bien y agitamos para agrupar bien los elementos, la mezcla debe quedar homogénea.
  5. Ubicamos las aletas en una bandeja grande y untamos realmente bien la parte de arriba con nuestro mejunje, utilice un pincel o brocha.
  6. Dejamos algo de salsa para untarlas a mitad de cocer en el momento en que les ofrecemos la vuelta.
  7. Las metemos en el horno a 180° C y dejamos que se asan a lo largo de 30 minutos en la bandeja del medio con calor arriba y abajo y aire ardiente.
  8. A mitad del horneado les ofrecemos la vuelta con un tenedor y volvemos a barnizar con la salsa que poseemos reservada, de esta forma van a quedar doradas por los dos lados.

Tipo para comer aletas de pollo

  1. Cómelas con las manos, o sea un mantra.
  2. Si las haces con salsa barbacoa, ten una ración plus de esta salsa a fin de que las vayas mojando conforme las comas.
  3. Si las haces sin salsa, van a quedar mucho más crocantes. Y siempre y en todo momento tiene la opción de untarlas a su gusto con barbacoa o cualquier otra salsa que tenga predisposición.
  4. Lo idóneo sería acompañar estas aletas de pollo con patatas fritas, pero asimismo puedes realizar alguna ensalada. Naturalmente, puedes comerlas solas y ahora 🙂

Si cocinarás para un conjunto de amigos, considera llevar a cabo asimismo una aceptable pizza casera, ya conoces, puras cosas que te manchan las manos 😀

Deja un comentario