con que convinar unos filetes de pollo con bechamel

  • Puedes decantarse por recortar las pechugas de pollo en filetes o hacerlos de esta forma así como. Vuelca un chorrito de aceite en la sartén a fuego medio prominente y dora las pechugas de pollo antes sal pimentadas. Deja cocinar a lo largo de 3 a 4 minutos por lado. Después quita los senos y reserva.
  • No apague el fuego solo baja la capacidad a fuego bajo. Aquí mismo agregamos 3 cuchases de aceite de oliva, dejamos calentar 2 minutos, agregamos la harina y dejamos que se cocine a lo largo de 1 minuto, es esencial ir moviendo nuestra preparación.
  • Después prosigue agregando 1/3 de la leche que señalamos en los elementos. Eliminar bien hasta integrar la harina con la leche y tener una rigidez densa.
  • Una vez que viene dentro sin grumos añade otro tercio de leche y remuévalo todo de poco, apreciarás de qué forma se marcha formando una rigidez mucho más mantecosa. Reitera el desarrollo con el resto de leche y de esta manera obtendrás la famosa salsa bechamel.
  • Logrado esto agregamos el caldo de pollo y la cucharada chica de nuez moscada, además de esto claro del queso. Sal pimienta a gusto y revuelve para integrar absolutamente la salsa final.
  • Nota: Precalienta el horno a 180° C
  • Deja cocer por 15 minutos precisamente. Acabado todo lo mencionado en una bandeja de horno agregamos unos cuantos medidas de cuchara de bechamel, aquí mismo los senos, después terminamos por recubrir los senos con mucho más salsa bechamel y sobre ellos espolvoreamos algo de queso.
  • Añade la bandeja al horno y dejamos que se cocine por 20 minutos, notaras de qué manera el queso se marcha gratinando y coge una tonada peculiarmente deliciosa.
  • Quita del Horno y emplata inmediatamente, es una receta que no posee comparación, indudablemente este plato va a ser el centro de atención de la cena ¡Disfrútalo!

ELABORACIÓN de los senos con bechamel

  1. Corta los filetes de pecho a trozos a fin de que queden regulares y mucho más pequeños. Después los elaboramos a la plancha, salpimentados y con algo de aceite. Para continuar con la receta usamos esta sartén, para explotar los jugos de la carne.
  2. Agregamos un tanto mucho más de aceite y elaboramos la bechamel rehogando a fuego retardado la cebolla picada. Agregamos la harina quitando de forma continua para eludir que formen grumos. En el momento en que dore unos minutos agregamos de a poco la leche sin dejar de eliminar. Ponemos la sal, pimienta y nuez moscada. Debe quedar una textura para las croquetas, que al eliminar la bechamel despegue de las paredes de la olla. La dejamos templar un tanto para lograr trabajar mejor.
  3. En el momento en que los filetes están fríos se enharinan tenuemente a fin de que pierdan la humedad y ‘cojan’ mejor la bechamel, y se marchan envolviendo a la bechamel por todos lados. Se dejan enfriar sobre una bandeja. Después se pasan por huevo batido y pan rallado y se fríen en aceite ardiente.

Añade a la bechamel un óptimo puñado de tacos de jamón y después lo mezclas todo bien. De esta forma el plato te quedará mucho más fuerte de gusto, y mucho más terminado.

Estos senos con bechamel son siempre y en todo momento un plato de celebración ahora la vez económico y familiar. Se tienen la posibilidad de congelar una vez empanadas y no es requisito descongelar antes de freír.

  • Medio kilo de filetes de pechuga de pollo
  • Para la bechamel: 4 medidas de cuchara de harina – 3 medidas de cuchara de mantequilla – Media cebolla media – 2 vasos de leche (40 ) – Nuez moscada, pimienta y sal.
  • Para rebozar: Harina. huevo batido y pan rallado. Aceite de oliva virgen plus para freír
  1. Corta los filetes de pechuga a trozos a fin de que queden regulares y mucho más pequeños. Después los elaboramos a la plancha, salpimentados y con algo de aceite. Para continuar con la receta usamos esta sartén, para explotar los jugos de la carne.
  2. Agregamos un tanto mucho más de aceite y elaboramos la bechamel rehogando a fuego retardado la cebolla picada. Agregamos la harina quitando de forma continua para eludir que formen grumos. En el momento en que dore unos minutos agregamos de a poco la leche sin dejar de eliminar. Ponemos la sal, pimienta y nuez moscada. Debe quedar una textura para las croquetas, que al eliminar la bechamel despegue de las paredes de la olla. La dejamos templar un tanto para lograr trabajar mejor.
  3. En el momento en que los filetes están fríos se enharinan levemente a fin de que pierdan la humedad y ‘cojan’ mejor la bechamel, y se marchan envolviendo a la bechamel por doquier. Se dejan enfriar sobre una bandeja. Después se pasan por huevo batido y pan rallado y se fríen en aceite ardiente.

Narración acerca de el origen de esta receta de pollo en la Villaroy

  • El nombre del plato proviene de la Salsa Villeroy (o villaroi) utilizada para recubrir la carne , muy afín a la archiconocida bechamel. Se distingue en que se le añade queso rallado y clara de huevo, dándole una textura mucho más densa.
  • El nombre de la salsa hay que al Marqués de Villeroy (Francia, 1644-1730), un militar francés que padeció severas derrotas en el campo de guerra, pero siempre y en todo momento bien protegido por el “Rey Sol” Luis XIV que le tenía enorme cariño. Esta salsa prosiguió vigente a lo largo de los siglos XVIII y XIX, si bien ahora en el siglo XX con la nouvelle cuisine fue evolucionando hasta ser considerada como una bechamel enriquecida.
  • Esta receta de pollo en Villaroy emplea la tradicional salsa bechamel entre sus elementos si bien puede añadir el queso rallado para ofrecerle un punto mucho más de cremosidad y arrimarse de esta forma a la receta original.

Preparación de la salsa bechamel para atestar el pollo

  1. Calentamos la leche en un cazo, pero sin que llegue a hervir ni calentar bastante. Solo deseamos ofrecerle temperatura para beneficiar que no se hagan grumos. Para este fin asimismo tamizaremos la harina con un colador. En otro cazo grande incorporamos la mantequilla ahora fuego bajo, dejamos que se vaya fundiendo hasta el momento en que esté líquida completamente.
  2. Agregamos en este momento, de a poco, la harina tamizada, al unísono que vamos mezclando. Conseguiremos una masa de color oro que llamamos “roux”. Este paso es esencial ya que la harina debe quedar bien cocinada.
  3. Verter media leche tibia y eliminar sin cesar con unas varillas, en exactamente la misma dirección, a fin de que se vaya espesando y formando la salsa. Hagamos algo de sal. Al combinar, verificamos que no se formen grumos y si es de este modo los vamos machacando. Agregamos la leche sobrante y proseguimos con el desarrollo del mismo modo.
  4. Nos debe quedar una salsa bechamel homogénea, sin grumos y sutilmente densa. Dejamos que repose unos 5 minutos antes de pasar al siguiente paso.
  1. En una bandeja o plato ponemos un papel de horno. Cogemos los filetes de pecho, los napamos (recubrimos por los dos lados) con la salsa bechamel y los ubicamos sobre el papel. Reservamos a lo largo de 1 hora en el frigorífico a fin de que enfríe y coja cuerpo la salsa.
  2. Para el enlucido necesitaremos los elementos habituales: la harina, el pan de rallado y los 2 huevos revueltos. Si es por deseos, puede llevarlo a cabo solo con huevo y pan rallado, si bien yo quiero llevarlo a cabo asimismo con harina.
  3. Tenemos la posibilidad de freírlos en freidora o en una sartén ancha con abundante aceite. Lo esencial es que el aceite esté ardiente y que los filetes se hagan por los dos lados. Retiramos esmeradamente el papel de horno los filetes de pollo con bechamel. Primero los pasamos por harina, después por el huevo batido y al final los recubrimos bien de pan rallado. Verificamos que queda toda la área bien cubierta, para que sea un enfoscado terminado y homogéneo.
  4. Freímos con el aceite ardiente por los dos lados hasta el momento en que observamos que tienen un tono dorado y crocante. Dentro suyo la carne va a estar jugosa y la salsa bechamel se va a haber vuelto mantecosa. Retiramos y reservamos sobre un papel absorbente a fin de que suelten el exceso de aceite.

Deja un comentario