cómo hacer un risotto de arroz con pollo

El risotto de pollo es un plato riquísimo cuyo ingrediente central, como su nombre señala, es la risa (arroz en italiano).

La gastronomía de este país es conocida en el mundo entero y la pizza, la pasta, el risotto y el helado son la base de su nutrición. En la situacion del risotto, de la misma sucede con la pasta, las maneras de cocinarlo son infinitas y en Unareceta.com te enseñaremos esta vez a cocinar el risotto de pollo.

Preparación, de qué forma realizar la receta de risotto de champiñones:

  1. Pela la cebolla y pícala finita con el cuchillo.
  2. En una cazuela (mejor si es baja) echar algo de aceite y sal y poner a fuego medio. En el momento en que esté ardiente el aceite tiene dentro la cebolla y ve removiéndola ocasionalmente. Cocínala en torno a 5 minutos, hasta el momento en que esté tierna y levemente transparente, mientras que preparas los champiñones.
  3. Corta la una parte de raíces y tierra en los champiñones, límpialos de probables restos de tierra y pícalos a pedacitos si bien jura que no sean pequeñísimos puesto que es un ingrediente que cocinado pierde bastante volumen. De cualquier manera hazlo a tu manera, me agrada localizarme trozos de champiñones en el risotto pero existe quien elige cocinarlo muy picadito.
  4. Tiene dentro los champiñones y algo de pimienta negra molida en la cazuela y cocina juntos 5 minutos mucho más.
  5. Ve calentando el caldo o agua que tienes que emplear en tanto que hay que ir tirando al risotto ardiente. Puedes llevarlo a cabo en un cazo al fuego o en un envase en el microondas, ha de estar prácticamente hirviendo o prácticamente. Si usas agua deberás llevar a cabo algo de sal y si usas caldo, echa sal o no en función de si ahora transporta.
  6. Tras estos 5 minutos sube el fuego a fin de que esté a temperatura alta y vuelca el vino blanco. Mantén de este modo el fuego a fin de que se evapore el alcohol, va a tardar unos 2-3 minutos.

    Vamos mejorando el sofrito con los champiñones

  7. que esté a temperatura media y también tiene dentro el arroz y eliminar bien adjuntado con el resto de elementos en el transcurso de un par de minutos.

  8. Ve agregando caldo ardiente en tandas, una decisión correcta sería un vaso si bien o sea aproximado (unos 200 o 300 ml cada vez), y en el momento en que el arroz lo haya absorbido prácticamente absolutamente añade otra medida. La iniciativa es seguir el desarrollo a lo largo de entre 15 y 20 minutos (en ocasiones en exactamente el mismo bulto del arroz nos señala los minutos que necesite).
  9. Vaya quitando ocasionalmente el arroz y siempre y cuando le eche caldo o agua ha de estar ardiente. En lo que se refiere a la proporción de líquido, lo estimado es 1,5 litros si bien probablemente halla variantes y si tu risotto está antes de gastarlo completamente, no requiere mucho más.

    Vamos agregando caldo al risotto hasta el momento en que esté listo

  10. En el momento en que lleve unos 1 le sugiero ir probando el arroz para revisar el punto. Ha de estar jugoso y con el centro hecho, que no se note duro, pero que en ningún caso llegue a estar pasado.
  11. En el momento en que ahora esté listo tiene dentro el queso parmesano rallado, apaga el fuego y separa la cazuela, mezcla el queso con el risotto, pruébalo por si acaso es requisito rectificarlo de sal y tapa la cazuela a fin de que repose 5 minutos.

Preparación de la base del risotto. El pollo

  1. Cortamos el pollo en dados y lo salpimentamos. Calentamos un chorrito de aceite de oliva en una olla ancha, la que usaremos para realizar el risotto. En el momento en que el aceite esté ardiente incorporamos el pollo a dados y lo doramos la carne por todos y cada uno de los lados. Retiramos el pollo de la olla y reservamos.
  2. Pelamos el diente de ajo y la cebolla y los cortamos en brunoise. En exactamente la misma olla donde hemos dorado el pollo, calentamos una nuez de mantequilla, unos 30 gramos.
  3. En el momento en que la mantequilla esté ardiente agregamos la cebolla y el ajo troceados. Sofreímos la verdura hasta el momento en que esté blandita y dorada.

    Agregamos el arroz a la olla y comenzamos a tostarlo sin frenos de eliminar a lo largo de 3 o 4 minutos. Va a estar en su punto en el momento en que observemos que comienza a ponerse transparente. Agregamos el azafrán a la olla y regamos con vino blanco. Dejamos que se reduzca a lo largo de 1 o 2 minutos sin frenos de eliminar.

  1. En este punto es el instante de comenzar a añadir el caldo que se debe tener ardiente. Incorporamos el líquido cucharón a cucharón, de a poco. Sin frenos de eliminar, dejamos que en el arroz se vaya cocinando y absorba el caldo antes de añadir el próximo cucharón. Vamos observando el desarrollo para confirmarnos de que la textura que va consiguiendo el arroz no sea ni bastante seca ni muy húmeda.
  2. Antes de finalizar de integrar todo el caldo, agregamos el pollo que poseemos guardado. Salemos muy tenuemente, debemos tomar en consideración que en el final del desarrollo agregaremos queso Grana Padano que incorporará una aceptable proporción de sal en el plato.
  3. Este desarrollo va a durar entre 15 y 18 minutos. En el momento en que lleguemos al punto perfecto de la cocción del arroz retiramos la olla del fuego. Llegó el instante de “mantegar” el arroz. De ahí que agregamos a la olla el resto de mantequilla y el queso Grana Padano rallado. Removemos vigorosamente a fin de que todos y cada uno de los elementos se amalgamen y el arroz adquiera la cremosidad.
  4. Servimos el arroz al instante, utilizando su punto de cremosidad.

Preparación del arroz del risotto

  1. Agregamos el arroz a la olla y comenzamos a tostarlo sin frenos de eliminar a lo largo de 3 4 minutos. Va a estar en su punto en el momento en que observemos que comienza a ponerse transparente. Agregamos el azafrán a la olla y regamos con vino blanco. Dejamos que se reduzca a lo largo de 1 o 2 minutos sin frenos de eliminar.
  2. En este punto es el instante de comenzar a añadir el caldo que se debe tener ardiente. Incorporamos el líquido cucharón a cucharón, de a poco. Sin frenos de eliminar, dejamos que en el arroz se vaya cocinando y absorba el caldo antes de añadir el próximo cucharón. Vamos observando el desarrollo para confirmarnos de que la textura que va consiguiendo el arroz no sea ni bastante seca ni muy húmeda.
  3. Antes de finalizar de integrar todo el caldo, agregamos el pollo que contamos guardado. Salemos muy sutilmente, debemos tener en consideración que en el final del desarrollo agregaremos queso Grana Padano que incorporará una aceptable proporción de sal en el plato.
  4. Este desarrollo va a durar entre 15 y 18 minutos. En el momento en que lleguemos al punto perfecto de la cocción del arroz retiramos la olla del fuego. Llegó el instante de “mantegar” el arroz. De ahí que agregamos a la olla el resto de mantequilla y el queso Grana Padano rallado. Removemos vigorosamente a fin de que todos y cada uno de los elementos se amalgamen y el arroz adquiera la cremosidad.
  5. Servimos el arroz al instante, utilizando su punto de cremosidad.

Una receta que indudablemente le sugiero, donde el pollo provoca que esta receta con arroz sea mucho más completa y exquisita, tus pequeños no van a dejar ni un grano en el plato.

Deja un comentario