a m c españa recetas de pollo

Nuevos episodios del programa, en esta ocasión con guisos conventuales en vez de dulces

Elementos para llevar a cabo estofado de ternera con patatas y verduras (4 personas):

  • 500 gramos de carne de ternera troceada en tacos de mordisco (puede ser una parte de carne económica y particular para guisar, por servirnos de un ejemplo babilla).
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 cebolla grande.
  • 200 gramos de guisantes, frescos o en guarda. Si son frescos, precisarás obtener unos 400 gramos de vainas de guisantes para conseguir los 200 gramos de guisantes.
  • 4 zanahorias.

  • 2 ramas de apio (opcional).
  • 4 patatas de tamaño medio.
  • cien gramos de salsa de tomate, mejor si es casera. Si no asimismo puedes emplear tomate fresco lavado y picado.
  • 1 cucharada sopera de harina de trigo.
  • 150 ml de vino tinto.
  • 1 hoja de laurel.
  • Aceite de oliva y sal.
    1. Si no te han cortado la carne de ternera en dados en la carnicería, hazlo en el hogar, tamaño de mordisco.
    2. Para esta receta se puede usar tanto cazuela rápida como cazuela clásico. Poner la cazuela a fuego medio con algo de aceite y, en el momento en que esté ardiente, poner los dados de ternera adjuntado con algo de sal. Deja que se vayan cocinando y en el momento en que se doren muévelos un tanto a fin de que se vayan dorando por todos y cada uno de los lados. Sácala a un plato aparte.
    3. Pela y pica muy finitos los dientes de ajo.
    4. Mondar la cebolla y cortarla en pedacitos pequeños.
    5. Mondar las zanahorias y cortarlas en rodajas.
    6. Lavar las ramas de apio y cortarlas en rodajas.
    7. En el momento en que hayas quitado la carne echa el ajo, la cebolla, las zanahorias y el apio adjuntado con una migaja de sal y cocina todo a la vera de fuego bajo unos diez minutos, hasta el momento en que la cebolla esté tierna y transparente y esté comenzando a dorarse. Ahora mismo añade los guisantes pero SÓLO si los guisantes no son frescos, esto es, si están en guarda o congelados. Si son frescos después te cuento de qué manera cocinarlos.

      Elaboramos el sofrito de verduras

    8. Mientras que, utilizarás guisantes frescos, de las vainas.
    9. Mondar las patatas y cortarlas en gajos rasgándolas o «aplastándolas» con el apoyo de un cuchillo. La manera mucho más simple de llevarlo a cabo es comenzar a recortar un grillo con el cuchillo y realizar presión para terminar de rasgar la parte final, de esta manera se estimula el aporte de almidón de la patata al guiso, dándole espesor.
    10. Tiene dentro las patatas (solo si lo cocinarás en cazuela rápida), la salsa de tomate y el papel de laurel.

      Agregamos el resto de elementos y proseguimos cocinando

    11. Tiene dentro la harina y cocina junto 2 minutos.
    12. Arroja el vino tinto y sube el fuego a fin de que se evapore el alcohol, va a tardar unos cuantos minutos. Explota para rascar un tanto la base de la cazuela en tanto que el vino asiste para que todo cuanto haya podido quedar pegadito se suelte y de este modo su gusto formará una parte del guiso.
    13. Tiene dentro la carne y cubre justitos los elementos con agua, o si tienes caldo casero de verduras o de carne puedes usarlo.

      Cubrimos con agua y comenzamos la cocción. fuego prominente, ciérrala y, en el momento en que aparezcan las 2 anillas rojas baja un tanto el fuego (pero bastante a fin de que sostenga en todo momento ámbas anillas perceptibles) y deja que se cocine tan solo diez minutos, después sencillamente separa la cazuela del fuego y espera que baje la presión y no se vea ningún eslabón para abrirla.

    14. Si usas una cazuela clásico, tapa la olla, pone el fuego a temperatura media-alta y en el momento en que comience a hervir bajalo a fin de que esté despacio pero borboteando un tanto y deja que se cueza todo junto a lo largo de precisamente 1 hora y media, que va a ser el instante en que la carne esté tierna o prácticamente (puedes ir probándolo para estar seguro). En ese instante añade las patatas y prosigue cocinando el guiso 20 minutos mucho más o hasta el momento en que las patatas asimismo estén agradables, y si precisa mucho más líquido no tengas dudas en añadirlo a fin de que no se quede seco.
    15. Si has optado por emplear guisantes frescos, coloca agua hasta la mitad en una cazuela pequeña o cazo y el fuego medio-prominente y en el momento en que esté hirviendo añade los guisantes y deja que se cocinen diez minutos. Puedes comer alguno (de forma cuidadosa de no quemarte) para revisar si están agradables. Sácalos con una espumadera y en el momento en que el estofado de ternera esté listo tíralos y cocina todo junto unos cuantos minutos.
    16. Tanto si lo has cocinado en cazuela rápida tal y como si lo hiciste en cazuela clásico y has comprobado que la ternera ahora está tierna, mira el líquido que tiene el estofado y escoge si deseas que esté mucho más espeso. Si es de esta forma, sencillamente ponga el fuego a temperatura media, que borbollee bien, y espera entre 5 y diez minutos hasta el momento en que esté de espeso a tu manera. Pruébalo por si acaso lo debes corregir de sal.

      Ahora disponemos listo el estofado de ternera

    Cocción

    1. Incorporamos el pollo y volcamos el vino blanco. Agitamos la olla a fin de que encaje bien el pollo y se reparta la salsa. Dejamos que se cocine todo a fuego medio-bajo unos 7 u 8 minutos.
    2. Un truquillo que yo utilizo en ocasiones es añadir una ramita de romero o tomillo al guiso. Este toque le da un punto de pollo de campo que me chifla. Si fuera preciso añadiríamos una medida pequeña de agua a fin de que no se quede muy seco el guiso.
    3. Opcionalmente y como consejo de madre, si disfrutas bastante la salsa, puedes añadir un vaso de agua no muy caliente (aparte del vino) con una cucharada chica de almidón de maíz o maicena. La disolvemos en el vaso con un tenedor y antes de tapar olla. Después en el momento en que el pollo esté listo, achicar solo la salsa hasta hallar el espesor esperado y después regresar a integrar el pollo.
    4. En el momento en que la salsa haya achicado (sin quedar seco) corregimos de sal si es requisito. Retiramos el pollo del fuego, emplatamos y servimos ardiente. El resultado es una carne de pollo exquisita, jugosa y de remojar pan. ¡Qué aprovechad!

    Si no te deseas perder aspecto de de qué manera elaborar esta receta del pollo en el chileno, aprieta en las fotografías del pasito a pasito.

    Origen de la receta

    • Una receta de pollo en salsa con pimientos y tomate, y un puntito de ajo riquísimo, que agradará a toda la familia. Un plato clásico aragonés, tan vieja como nuestra gastronomía de españa, habitual como ninguna otra y originaria del norte de nuestra geografía.
    • Podemos encontrar su origen en la gastronomía aragonesa. ¿Sabéis a quién debe su nombre esta salsa de chileno? Ya que comentan que en Aragón había un juego de cartas que se llamaba “chilindro” y aquel que ganaba decidía quién pagaba la comida, el chilindro. Conque nuestro pollo en el chileno tiene su origen en las tablas, pero en el que se jugaban las cartas.
    • Se estima que su origen está en la localidad de Zaragoza y popularizada por todas y cada una de las comunidades lindantes como La Rioja, Navarra y País Vasco. Un lujo de sabores y aromas que vale considerablemente más de lo que cuesta, de relámpago.

    Variaciones de la receta de estofado de ternera con patatas y verduras:

    Si bien hablamos de una receta clásico, la verdad es que puedes añadir o aun sacar verduras, en verdad no es muy habitual añadir apio pero yo tenía en el hogar y le da buen gusto. Asimismo puedes integrar champiñones o setas de la pluralidad que mucho más te agrade.

    En el momento de aromatizar no existen muchas reglas, el laurel es el mucho más tradicional pero unas ramitas de tomillo o romero le van fabulosas, y lo mismo con el vino, tanto el tinto como el blanco t aseguro que le quedan excelente a esta receta.

    Deja un comentario